dieta paleo por que deben tener cuidado con ella
Estilo de vida

Dieta paleo, ¿de qué se trata y por qué debes tener cuidado con ella?

Comer como lo hacían nuestros antepasados prehistóricos, la base de la dieta paleo, deja de lado varios aspectos que garantizan una buena salud. 

Los alimentos procesados, los granos con insecticidas o incluso la leche comercial no son alimentos que el ser humano hubiera hallado en la vida salvaje. 

Bajo esa lógica, los defensores de la dieta Paleo siguen un plan nutricional basado en los hábitos alimenticios de nuestros antepasados en el período Paleolítico, entre 2,5 millones y 10.000 años atrás. Antes de la agricultura y la industria, los humanos presumiblemente vivían como cazadores-recolectores: recogían baya tras baya de los arbustos y desenterraban tubérculos tumescentes.

La mayoría de los paleo dietas de hoy en día no hacen nada de esto, con la excepción de ocasionales viajes de caza o un poco de forrajeo urbano. En cambio, su dieta está definida en gran medida por lo que no hacen: la mayoría no come lácteos o granos procesados de ningún tipo, porque los humanos no inventaron tales alimentos hasta después del Paleolítico.

Los mitos de la dieta Paleo 

La mayoría de los nutricionistas consienten en que la dieta paleo se reduce al menos en una cosa: los alimentos procesados que han sido altamente modificados desde su estado crudo a través de varios métodos de conservación. 

Pero la dieta Paleo prohíbe más que sólo alimentos chatarra altamente procesados, en su forma más tradicional, prohíbe cualquier tipo de alimento no disponible para los cazadores-recolectores de la edad de piedra, incluyendo los lácteos ricos en calcio, granos repletos de fibra, y vitaminas y legumbres llenas de proteína. 

La dieta ha sido una parte importante de nuestra evolución, como lo es para todas las especies, y hemos heredado muchas adaptaciones de nuestros predecesores de Paleo. Comprender cómo evolucionamos podría, en principio, ayudarnos a hacer elecciones dietéticas más inteligentes hoy en día. Pero la lógica que subyace a la dieta Paleo falla de varias maneras haciendo apoteosis de una porción particular de nuestra historia evolutiva; insistiendo en que somos biológicamente idénticos a los humanos de la edad de piedra y negando los beneficios de algunos de nuestros métodos de alimentación más modernos.

¿Es posible seguir una dieta Paleo estricta? 

Incluso si comer sólo los alimentos disponibles para los cazadores-recolectores en el Paleolítico tuviera sentido, sería imposible. Como Christina Warinner de la Universidad de Zurich enfatiza en su charla del TED 2012, casi todas las especies que se consumen comúnmente hoy en día, ya sea una fruta, una verdura o un animal, son drásticamente diferentes de su predecesor del Paleolítico.

En la mayoría de los casos, hemos transformado las especies que comemos a través de la selección artificial: hemos criado vacas, pollos y cabras para proporcionar tanta carne, leche y huevos como sea posible y hemos sembrado semillas sólo de las plantas con los rasgos más deseables.

Con los frutos más grandes, los granos más gordos, la carne más dulce y menos toxinas naturales. La col, el brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas y la col rizada son todos cultivares diferentes de una sola especie, Brassica oleracea; generación tras generación, hemos reformado las hojas, los tallos y las flores de esta planta en arreglos salvajemente diferentes, de la misma manera que criamos corgis, carlinosos, salchichas, San Bernardos y galgos galeses de una sola especie de lobo.

El maíz fue una vez una hierba desordenada conocida como teosinte y los tomates fueron una vez bayas mucho más pequeñas. Y los antepasados salvajes de los plátanos estaban llenos de semillas.

La Paleo dieta no sólo malinterpreta cómo nuestra propia especie, los organismos dentro de nuestros cuerpos y los animales y plantas que comemos han evolucionado en los últimos 10.000 años, sino que también ignora mucha de la evidencia sobre la salud de nuestros antepasados durante sus ,a menudo breves, períodos de vida individuales.

Una vida saludable está determinada por diversos factores, por lo que debes tener cuidado con métodos como la dieta paleo,  así como también con las dietas libres de gluten.