Fotografia de embarazo en Sevilla. Esperando a Bruno.

Cada vez son más las madres que vienen a nuestro estudio fotográfico de luz natural de Mairena del Aljarafe (Sevilla) para realizar una sesión de fotos de premamá, previa a la sesión de recién nacido.

Las fotografías que se obtienen durante la sesión de embarazo son preciosas, ayudan a que el momento sea inolvidable y aumentan la conexión entre el bebé y la madre. Además es un momento que también puede ser compartido plenamente por el padre y es una forma especial de transmitirle afecto, ternura y bienestar al bebé.

 

Blancagelo. Fotografia de embarazo Sevilla. Fotografos Sevilla. Blancagelo. Fotografia de embarazo Sevilla. Fotografos Sevilla. Blancagelo. Fotografia de embarazo Sevilla. Fotografos Sevilla. Blancagelo. Fotografia de embarazo Sevilla. Fotografos Sevilla. Blancagelo. Fotografia de embarazo Sevilla. Fotografos Sevilla. Blancagelo. Fotografia de embarazo Sevilla. Fotografos Sevilla. Blancagelo. Fotografia de embarazo Sevilla. Fotografos Sevilla.

 

En la web psicología perinatal hablan sobre como conectar con tu bebé cuando estás embarazada. Una de las opciones de las que habla es contándole un cuento a tu bebé mientras está en tu barriga. Un cuento como este de Graciela Vega, colaboradora del blog de Ana Inés Cazador:

“El sol parecía apoyado sobre la palmera más alta, como necesitando una siesta. La tarde entrerriana había comenzado calurosa y húmeda. No andaba por allí un ser vivo que no estuviese queriendo largar la chancleta y decir: – ¡basta, no trabajo más!

Pirincho Livingstone sacudió sus plumas y sintió que ya era hora de hacer lo que hacía tiempo venía pensando. Así que miró hacia un lado y hacia otro, vio la repetida rutina de sus parientes dormitando sobre el alambrado y se despidió de ellos sin palabras.

Bajo su plumaje sintió un latido nuevo, mezcla de miedo y valentía.

Volar lejos.

Pirincho era un pájaro curioso desde pichón. Muchas veces había salido del nido con intenciones de explorar más allá del árbol donde se reunía la familia. En realidad ya no toleraba más el griterío y las peleas entre ellos, estaba deseoso de conocer el silencio.

La primera vez que oyó hablar de eso fue cuando se acercó al poste donde una Viudita Blanca hacía una pausa en su viaje.

– Perdóneme, pajarita, siempre la veo que anda sola por acá y después ya no la veo. ¿Quisiera decirme dónde está su nido?, le preguntó Pirincho.

– Lejos, muy lejos, donde el silencio es más fuerte que la luz y la sombra, que el día y la noche, que el dormir y el despertar.

La Viudita Blanca no se dio vuelta, como si sus alas negras fueran el escudo para marcar distancia.

– ¿Silencio?, dijo Pirincho poniendo un ala en la cabeza como hacía cada vez que no entendía.

Ella giró el cuello, lo miró, y con voz suave dijo: – con palabras aun no dichas, sin gritos… Y voló perdiéndose entre las palmeras.

Pirincho Livingstone quedó mudo, pensando.

Después de varios días sintió un deseo profundo de conocer ese silencio del que le había hablado la Viudita.

Y voló en su búsqueda. Usó la brújula del instinto. No subió tan alto, aleteó despacio. Mirando, descubriendo cada cosa a su paso. Sin preguntas. Encontrando…

Se sintió raro. No tenía el nido de siempre. Pero estaba seguro de que lo que quería conocer era más fuerte de lo que tenía que soportar. Aprendió a cuidarse.

El calor ya no fue calor, sino abrigo. Pirincho respiró profundo. Estaba en pleno vuelo.”

 

A nosotros nos parece una idea preciosa, esperamos que os haya gustado.

 

BlancaGelo.

Share on: FacebookTwitterPinterest

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*

F a c e b o o k
I n s t a g r a m
T w i t t e r